ᐈ Como alcanzar la máxima erección a los 40 años

Los problemas de erección a los 40 años de edad ya no son tan poco frecuentes como se cree ingenuamente. En la actualidad, el término disfunción eréctil, que es utilizado por los urólogos como medio para circunscribir los problemas de erección comúnmente conocidos como impotencia sexual, no es un desorden sexual relacionado con la edad avanzada. Afortunadamente, a pesar de ser una enfermedad común, si existe maneras de cómo alcanzar la máxima erección a los 40 años o cualquier edad que la padezca.

¿Es posible alcanzar la máxima erección a los 40 años de edad?

De hecho, a causa de distintas razones, las carencias eréctiles se pueden encontrar incluso a los 40 años, así como a los 30 ó 20 años y en perfectas condiciones de salud física. En otras palabras, a cualquier edad se puede presentar la falta de erección en el hombre.

Los problemas eréctiles son experimentados más o menos ocasionalmente por más de 3 millones de hombres en Italia y muy a menudo no existe mucha diferencia en las causas de la disfunción eréctil a la edad de 20 años y de la erección a la edad de 40 años, ya que en algunos casos no hay diferencia a la edad de 50 o 60 años. No se cuentan los años en la práctica, porque usted puede tener problemas de erección a cualquier edad.

Pero antes de buscar desesperadamente los remedios, los cuales, en la mayoría de los casos, conducen a otros problemas, hay que entender cuál es el problema de la erección y cuál es la forma más racional y eficaz de actuar para resolver los problemas de erección a la edad de 40 años, o cualquier edad en la que se encuentre usted con una falta de erección.

La falta de erección suele manifestarse de dos modos:

● Dificultad para conseguir la erección inicial del pene, impidiendo así la realización de la penetración.
● La pérdida repentina de la rigidez del pene durante la relación sexual (obtenida antes) y que puede considerarse suficiente en el caso del hombre.

Muchos hombres que experimentan por primera vez problemas de erección a la edad de 40 años se sorprenden de lo que sucedió con justificaciones como: "Hasta hace algún tiempo me bastaba con ver a una chica guapa o imaginarme una situación erótica para sentir inmediatamente que algo se mueve en mí y tener una erección”.

Mientras que para otros hombres, especialmente cuando esto sucede con una nueva pareja (para una relación fija o una relación ocasional), no se puede justificar a sí mismos por qué nunca hubo problemas de erección con la pareja anterior, sino sólo con la nueva.

Causas que impiden alcanzar una erección

No todos los problemas surgen por pura casualidad, de hecho, todo tiene su propio por qué y causas específicas. Y para entender las causas correctamente, primero debemos entender que la erección del pene no sólo tiene que ver con la física y no es un fenómeno automático que se dé por sentado, por el simple hecho de estar en presencia de una mujer desnuda o en un contexto erótico de la pareja.

La erección del pene es un mecanismo psicofísico que nace en el cerebro y la psique del hombre cuando se encuentra en condiciones mentales adecuadas de seguridad interior y tranquilidad, para experimentar la excitación mental (no confundir con la agitación mental). La excitación mental provocará, en un segundo momento, reacciones neuronales y hormonales para hacer fluir la sangre fluidificada en los cuerpos cavernosos del pene, con el fin de "hincharlo" y ponerlo en posición erecta y rígida.

Entonces, ¿Cuáles son las causas de los problemas de erección?

Sin importar su edad, si experimenta problemas eréctiles, especialmente si ocurren repetidamente, debe acudir a su médico para que le haga las pruebas de laboratorio apropiadas, o a un urólogo para una investigación más detallada.

Pero cuando usted tiene problemas de erección a la edad de 40 años hay una razón más para los exámenes médicos, porque está estadísticamente probado que a la edad de 40 años es más probable que experimente inflamación, hinchazón, o varios problemas con la próstata (prostatitis), un órgano que entra en juego en la mecánica sexual y eréctil.

Para algunos urólogos los primeros exámenes de la próstata deben ser preventivos a partir de los 30 ó 35 años, y luego se convierten en exámenes de rutina cada año a partir de los 40 años y hasta los 50-60 años.

Por otra parte, otros factores orgánicos, además de la próstata, también juegan un papel en la causa del problema por lo que es importante que el paciente se mantenga sano. En ocasiones puede ser difícil hacer circular la sangre en general o sólo en el área genital, lo cual es típico en personas más sedentarias, con sobrepeso y fumadoras. Y otros problemas físicos que indirectamente le impiden tener una erección satisfactoria, como:

● Deficiencia cardíaca (incluso una insuficiencia cardíaca leve).
● El exceso de grasas, azúcares y colesterol alto en la dieta.
● Las lesiones en la zona pélvica, en el aparato genital o en la columna vertebral (por ejemplo, hernia discal, ciática).
● Presión arterial alta/baja (hipotensión, hipertensión).
● Problemas de nasales o de respiración.
● Ciertas clases de diabetes, sobre todo si no se controlan.
● Los niveles anormales de insulina.
● La producción baja de testosterona (comienza a disminuir alrededor de los 30 años de edad y la disminución se hace más pronunciada después de los 40 años de edad).
● Esclerosis múltiple, enfermedad de Peyronie, enfermedad de Parkinson.
● El consumo o abuso de alcohol o drogas.
● Las interacciones con ciertos medicamentos (por ejemplo, antihistamínicos, analgésicos, medicamentos para la hipertensión, antidepresivos, ansiolíticos, medicamentos para la próstata).

Sin embargo, la causa no siempre es de naturaleza orgánica, de hecho, incluso a los 40 años resulta fácil que las visitas a los especialistas no pongan de relieve problemas físicos importantes, sino únicamente los de índole psicológica y emocional.

El estado psíquico y las emociones hacen el trabajo principal en la erección del pene, de modo que muy a menudo la causa de la disfunción eréctil se debe a los problemas mentales que experimenta el varón durante las relaciones sexuales con su pareja.

A los 40 años es normal que muchos hombres piensen que es inevitable tener problemas de alcanzar una erección y de esta forma crean una especie de profecía que se cumple por sí misma: es en la práctica uno de los muchos posibles autosabotajes inconscientes que conducen a episodios de verdadera impotencia durante el acto sexual.

No obstante, aun en el caso de causas mentales, la lista se puede expresar e incluir:

● El exceso de estrés psicofísico.
● Miedo genérico.
● Ansiedad sexual de rendimiento.
● Temor a defraudar sexualmente a su pareja.
● Conflictos o malos entendidos en la pareja.
● Descomprensión y espontaneidad en la pareja (frecuente en muchas parejas, pero también durante el sexo ocasionalmente remunerado).
● Autoestima sexual baja.
● El miedo al juicio social, el sentido de la competencia sexual (dependencia de la aprobación externa de los compañeros y/o amigos en las discusiones sobre el sexo).
● Conceptos totalmente erróneos sobre la esfera sexual femenina.
● Los miedos relacionados con el tamaño del pene.
● La represión moral o religiosa (el sexo visto como pecado y tabú).
● Experiencia sexual con culpabilidad o conflicto de valores (frecuente durante las traiciones).
● La depresión.
● El consumo o abuso de alcohol o drogas.
● La interacción y los efectos secundarios de ciertos fármacos psicotrópicos (por ejemplo, ansiolíticos y antidepresivos).
● Creencias autolimitadas.
● Auto-sabotaje inconsciente (programación inconsciente a la falla sexual).
● El autocontrol del pene y el grado de erección en el momento del coito.

La solucion para poder alcanzar una erección (Evitando los medicamentos)


Debe limitarse el uso de medicamentos para un tratamiento de la disfunción eréctil. Únicamente a aquellos pocos casos en los que el propio especialista evalúa la aplicación, en base a los resultados de investigaciones clínicas concretas, si se puede usar medicamentos, pero es poco recomendado.

Hay que precisar que estos medicamentos no provocan automáticamente la erección del pene, como muchos desinformados nos dicen, sino que simplemente ayudan a la fluidificación y al flujo de la sangre hacia los cuerpos cavernosos del pene a través del principio activo de los inhibidores que contiene la enzima de la 5-fosfodidasa, sin que el pene se encuentre en estado de erección. La repercusión es limitada en el tiempo y no es permanente.

La erección sólo se logra y se mantiene si el varón está en el estado mental correcto de excitación y seguridad interior. Por consiguiente, en ausencia de éstos, o en presencia de cualquier causa psicológica como las observadas anteriormente, no se logra una erección ni siquiera con estos medicamentos.

Además, no son curativos porque no actúan eliminando la raíz del problema, ya que el problema persiste en el cuerpo. Por el contrario, en muchos casos se establecen peligrosos mecanismos psicológicos de dependencia de estas drogas, cuando sólo se recurre a ellas en un intento de sentirse seguro de sí mismo en las relaciones sexuales.

La toma inadecuada de medicamentos o de cualquier otra píldora (incluso supuestamente natural) como un remedio para los problemas de erección, puede resultar en la práctica:

● Inútil e ineficaz.
● Peligroso y perjudicial para la salud debido a los efectos secundarios, o a la interacción con otros tratamientos farmacológicos en curso, o en el caso de ciertas enfermedades y problemas cardíacos, o en el caso de copias disponibles en Internet a bajo costo y sin receta médica, o si contienen sustancias perjudiciales para la salud y no declaradas en la etiqueta.
● Contraproductivas por la dependencia psicológica que se crea con el paso del tiempo, por la disminución de la confianza en sí mismas (baja autoestima) y por el aumento de la inseguridad y la ansiedad sobre su capacidad de erección.

Cuando los análisis médicos revelan problemas de salud que pueden afectar indirectamente la capacidad eréctil, se debe utilizar el consejo del médico o especialista para restablecer una buena salud general.

Pero cuando es la dinámica mental la que crea inseguridad, ansiedad u otro autosabotaje inconsciente, se pueden encontrar soluciones válidas para alcanzar la máxima erección a los 40 años en técnicas mentales específicas para adquirir de forma autónoma la seguridad interior durante el acto sexual y en cualquier situación erótica/sentimental.

La seguridad interior es la base para eliminar la ansiedad, la inseguridad y sentirse siempre excitado frente a su pareja en la cama, en lugar de tener dudas sobre su erección.

Y si las técnicas mentales pueden aumentar la excitabilidad sexual y la sensación de seguridad, las técnicas físicas pueden mejorar el flujo sanguíneo al pene sin el uso de drogas de las que depender.

Por lo tanto, a la luz de lo anterior, un método específico que combina técnicas mentales y físicas es la solución más adecuada y eficaz para eliminar los problemas de erección a los 40 años de edad.

Otra alternativa

Nuestra página web le recomienda a usted otra alternativa saludable, evitando los efectos secundarios para su salud. Es un libro digital escrito por una persona especializada en el tema. Le será de gran ayuda si usted es una persona que tiene temor de acudir a un medico. Solo haga clic en la imagen de abajo para ingresar a la web directamente y obtener más información.