≫ Problema de Erección por Nervios

Problema de erección por nervios

Los problemas de erección a causa de los nervios son sobre todo debido a alteraciones patológicas en el nervio. Esto quiere decir, que la falta de erección puede ocurrir cuando los cambios neuropatológicos perjudican la liberación de neurotransmisores en la conexión neuromuscular de las cavidades pélvicas y los músculos lisos que rodean a las arterias sinusales y espirales.

¿Porque ocurre el problema de erección por nervios?

La erección es una actividad neurovascular. Este debilitamiento puede ser causado por lesiones sensoriales en dentro del cerebro, en la médula espinal, en el nervio cavernoso, en los nervios y las terminaciones nerviosas, en las arteriolas y en los cuerpos cavernosos.

La causa de los problemas de erección debido a los nervios es:

El sistema nervioso central: Que se refiere a la esclerosis múltiple, atrofia multisis, enfermedad de Parkinson, enfermedad de Alzheimer, epilepsia del lóbulo temporal.

Médula espinal: Se refiere a traumatismo de la médula espinal, esclerosis múltiple, espina bífida, siringomielia, degeneración subaguda de la médula espinal, compresión de la médula espinal.

Sistema nervioso periférico y cola de caballo: Es la lesión quirúrgica del nervio pélvico, neuropatía periférica, como el consumo de alcohol, diabetes, amiloidosis, daño por radioterapia, nervio pélvico, fractura pélvica, hernia de disco, cola de caballo.

¿El tener una buena erección es apropiado o inapropiado?

La suficiente y adecuada estimulación sexual de una persona implica que puede gozar de cosas como el ver, sentir, fantasear, tener conciencia y emociones. La forma de estimulación que necesita un cuerpo en particular se relaciona con el modo en que la persona se ha auto complacido a sí misma, como por ejemplo hábito de la masturbación.

En el caso de algunos hombres adultos, es necesario un contacto directo e intenso con el pene para provocar una erección, y en el caso de una persona normal, el resultado depende del pensamiento o de la imaginación.

La masturbación estimula la eyaculación para acelerarla y luego sentir la sensación de eyacular al insertarla en la vagina. La falta de erección durante el acto sexual no significa que no haya suficiente excitación sexual para que el pene se enderece.

¿Tengo problemas de erección por nervios?

La mala experiencia sexual se basa principalmente a causa de los nervios. El comportamiento sexual aumenta debido a los antecedentes culturales, el entorno familiar, la experiencia personal y la reacción sexual del cónyuge. Las creencias religiosas, la influencia de la sexualidad de los padres, los libros sexuales y la visión de los acontecimientos sexuales también forman una variedad de experiencias sexuales.

Las experiencias sexuales tempranas pueden producir resultados adversos en la persona. El sentimiento de culpa detrás de la historia del adulterio y la humillación de la conducta sexual precoz es ridículo, lo cual es una experiencia traumática que dificulta que algunas personas se deshagan de ellos. La actitud de la familia hacia el sexo durante el crecimiento de los niños, al igual que las relaciones interpersonales, especialmente las relaciones familiares, pueden afectar negativamente las actividades sexuales futuras, causando nerviosismo.

Problemas de erección por nervios SOLUCIONES

La sexualidad es un problema vergonzoso que muchas personas lo ocultan. En la mayoría de las familias nunca se habla de ello y es vergonzoso cuando delante de un niño se habla sobre sexo. Por otra parte, algunos padres rechazan abiertamente hablar sobre el sexo, lo que conduce a una actitud negativa por parte del niño. Los desórdenes de tipo sexual se presentan igualmente en personas con experiencias especiales. Aquellos hombres que han sufrido una disfunción eréctil debido a un trauma psicológico no adoptarán la iniciativa de hablar sobre el tema, ni siquiera en un ambiente cálido con su pareja.

Entonces, si aún se pregunta ¿tengo problemas de erección por nervios? La solución está en dar a conocer sobre el tema a las personas que nos rodea, para que las mismas nos brinden ayuda dirigiéndonos a un especialista. Los consejos de los demás ayudan a evitar los nerviosismos, ya sea de cualquier naturaleza.