≫ Eyaculación Prematura Tratamiento

Tratamiento para la eyaculación prematura

La eyaculación prematura es un tipo de disfunción sexual capaz de perjudicar la calidad de vida sexual de un hombre. Esto es cuando se produce un orgasmo o "clímax" mucho antes de lo que se desea tener.

A veces puede haber complicaciones con la reproducción, sin embargo, la eyaculación precoz puede afectar negativamente la satisfacción sexual, ya sea de los hombres o de sus parejas.

Durante los últimos años, el reconocimiento y la comprensión de la disfunción sexual del hombre han mejorado, y se comprenden mejor las consecuencias que pueden derivarse de ella.

El objetivo de esta información consiste en desglosar las causas de la Eyaculación precoz y delinear alternativas de tratamientos que sean efectivos.

Información general sobre la eyaculación prematura

He aquí unos puntos clave acerca de la eyaculación prematura:

➡ La mayor parte de las veces, la incapacidad para controlar la eyaculación se debe a una afección médica, si bien los médicos tendrán que descartarla.
➡ La eyaculación precoz puede causar síntomas secundarios tales como malestar, vergüenza, ansiedad y depresión.

Entre las opciones de tratamiento se encuentran desde la garantía de un médico en el sentido de que el problema puede mejorar con el tiempo, hasta la aplicación de métodos caseros para entrenar el tiempo de la eyaculación.

Eyaculación Prematura Tratamiento

Una eyaculación prematura puede causar una angustia significativa. En la mayoría de los casos, existe una causa psicológica y un buen pronóstico.

Si el problema se presenta al inicio de una nueva relación sexual, por lo general se resuelven los problemas a medida que la relación avanza.

Pero si el problema es más persistente, es posible que los médicos recomienden asesoramiento de un terapeuta que esté especializado en relaciones sexuales, o "terapia de pareja".

No hay medicamentos oficialmente autorizados en los Estados Unidos para el tratamiento de la eyaculación prematura, sin embargo, se ha descubierto al mismo tiempo que algunos antidepresivos ayudan a retrasar la eyaculación en algunos hombres.

No se prescriben medicamentos antes de tomar una historia sexual detallada para llegar a un diagnóstico claro de eyaculación precoz. Los tratamientos con medicamentos pueden producir efectos secundarios, por lo que los pacientes deben consultar siempre con su médico antes de usar un medicamento.

La dapoxetina (nombre de marca Priligy) es utilizada en muchos países para el tratamiento de algunos tipos de eyaculación precoz primarios y secundarios. Este es un ISRS de acción rápida que también está autorizado para tratar la eyaculación precoz. No obstante, deben cumplirse ciertos criterios.

Puede ser usado si:

➡ El sexo vaginal tarda menos de 2 minutos en producirse la eyaculación.
➡ La eyaculación se produce de forma persistente o recurrente después de muy poca estimulación sexual y antes, durante o poco después de la penetración inicial, y antes de que desee llegar al clímax.
➡ Hay una marcada angustia personal o dificultad interpersonal debido a la eyaculación precoz.
➡ Hay poco control sobre la eyaculación.
➡ La mayoría de los intentos de tener relaciones sexuales en los últimos 6 meses han implicado eyaculación precoz.

Los efectos secundarios de la dapoxetina incluyen náuseas, diarrea, mareos y dolor de cabeza.

Remedios de la eyaculación prematura

Hay dos métodos que pueden ser útiles para los hombres:

➡ El método de arranque y parada: Esto tiene como objetivo mejorar el control del hombre sobre la eyaculación. Ya sea el hombre o su pareja detiene la estimulación sexual en el momento en que siente que está a punto de tener un orgasmo, y vuelven a tenerlo una vez que la sensación de orgasmo inminente ha disminuido.

➡ El método del apretón: Esto es similar, pero el hombre aprieta suavemente el extremo de su pene, o su pareja lo hace por él, durante 30 segundos antes de reiniciar la estimulación.

Todo hombre intenta conseguirlo más de tres o cuatro veces antes de permitirse eyacular.

La práctica es importante, y si el problema continúa, tal vez valga la pena hablar con un doctor.