≫ ¿Qué es la Disfunción Orgásmica?

¿Qué es la Disfunción orgásmica?

La disfunción orgásmica es la expresión que se utiliza en medicina para referirse a la dificultad de alcanzar un orgasmo aun cuando la excitación y la estimulación sexual sean intensas.

El orgasmo es una sensación intensamente placentera de liberación y contracciones involuntarias de los músculos pélvicos que se presentan en el momento culminante de la excitación sexual de una persona. Este trastorno orgásmico se conoce también con el nombre de anorgasmia.

Existen diferentes tipos de disfunción orgásmica, incluidos:

La disfunción orgásmica primaria, en la que la persona jamás tuvo una la oportunidad de vivir una experiencia de orgasmo.
La disfunción orgásmica secundaria, en la que una persona tuvo por primera vez un orgasmo pero después tuvo problemas para alcanzarlo o conseguirlo.
La disfunción orgásmica general, en la que no se puede alcanzar el orgasmo por ninguna razón o en ninguna circunstancia pese a una adecuada excitación y estimulación.
La disfunción orgásmica situacional, donde una persona no puede alcanzar a tener un orgasmo en determinadas situaciones y con determinados tipos de estimulación. La disfunción orgásmica de este tipo es el tipo de disfunción más común.

Esta disfunción orgásmica afecta a ambos sexos, aunque es más común en las mujeres. Según las estimaciones de los investigadores, la disfunción orgásmica femenina se repite y puede llegar a afectar entre un 11% y 41% en el caso de no acudir a un tratamiento adecuado.

La Sociedad Norteamericana de Menopausia reporta que el 5% de las mujeres experimentan problemas para lograr un orgasmo en su vida.

En otra investigación realizada en 2018 se halló que un 18.4 % de las mujeres alcanzaban al orgasmo únicamente a través del acto sexual. Pero el mismo estudio señaló que el 36.6 % de todas las mujeres requerían la estimulación del clítoris antes de lograr el orgasmo durante la relación sexual.

Para los hombres, los especialistas a menudo categorizan como disfunción orgásmica a la eyaculación retardada en conjunto.

Hay estudios que sugieren que la eyaculación tardía es poco común en los hombres. Se indica que raramente fue prevalente en más del 3% de los hombres, si bien otras estimaciones tienen una cifra comprendida entre un 5% y un 10%.

Los problemas orgásmicos de la persona afectan a sus relaciones, a su autoestima y a su salud mental.

Síntomas de la disfunción orgásmica

Los síntomas se presentan cuando la persona tiene dificultad o incapacidad para alcanzar un orgasmo. En algunos casos, llegar al clímax puede tomar un tiempo mayor de lo normal e incluso puede resultar poco satisfactorio para algunos.

Es muy variado el modo en que se siente un orgasmo y el tiempo que se tarda en tenerlo. El clímax puede tardar mucho tiempo en alcanzar, ya sea que alguien tenga una disfunción orgásmica, o que no sea satisfactorio, siempre y cuando sea inalcanzable.

Causas de la disfunción orgásmica

No se sabe con certeza qué causa esta enfermedad, pero se considera que los siguientes aspectos contribuyen a la aparición de este problema:

• Los problemas de pareja.
• Nivel de autoestima insuficiente.
• La depresión.
• Las ansias
• El estrés.
• Algunos padecimientos médicos, como por ejemplo la diabetes.
• Antecedentes de intervenciones quirúrgicas ginecológicas.
• Ciertos fármacos, que incluyen antidepresivos.
• Antecedentes o malos recuerdos de abusos sexuales.
• Las convicciones religiosas y las creencias culturales acerca de las relaciones sexuales y a la sexualidad.

Por otra parte, es más probable para las mujeres mayores de 45 años de edad tener problemas para alcanzar el orgasmo en comparación con las mujeres menores de 45 años de edad. Este problema tiende a deberse a cambios hormonales relacionados específicamente ligados a la menopausia y a los trastornos vaginales que se producen en la mujer.

Los hombres son más propensos a experimentar problemas de orgasmo tras someterse a una prostatectomía radical. A medida que envejecen, también tienen más probabilidades de sufrir retrasos en la eyaculación, pues la función eyaculatoria suele disminuir con el paso de los años.

En el momento en que una persona experimenta problemas para llegar a un orgasmo, es posible que sufra más estrés en las situaciones en las que tiene relaciones sexuales. Durante el sexo, la tensión y la ansiedad hacen que resulte aun peor lograr un orgasmo de lo que se espera.

¿Cómo diagnosticar el problema de disfunción orgásmica?

Probablemente, el médico le preguntará antes de diagnosticar la disfunción orgásmica sobre sus síntomas y el tiempo de su existencia.

El doctor anotará cualquier circunstancia que pudiera causar este problema, como por ejemplo, enfermedades de salud o los medicamentos que está tomando actualmente la persona.

Es posible que un médico realice también un examen físico. Sin embargo, en ocasiones, se puede remitir a la persona con un especialista o ginecólogo, ya que ellos son profesionales capacitados para este tipo de problema.

Tratamiento para la anorgasmia

Para la disfunción anorgasmica, el tiempo de tratamiento varía, según la causa de la misma. Se puede recomendar el tratamiento de otras condiciones o la modificación de cualquier medicamento que pueda agravar la enfermedad sexual.

Por lo general, el doctor recomienda a la persona con disfunción orgásmica que intente hacer terapia sexual o terapia de pareja.

Una terapeuta sexual autorizada le puede ofrecer psicoterapia que se centra en problemas relacionados con el funcionamiento sexual, las emociones o los trastornos. Se puede hacer terapia sexual de manera independiente o en conjunto con una pareja.

Las terapias de pareja se enfoca en temas de relaciones que pueden ser perjudiciales para el funcionamiento sexual de un individuo y sus capacidades de alcanzar un orgasmo.

Es posible que en algunos casos, se le sugiera a la persona que intente otras formas de estimulación sexual con el fin de alcanzar el orgasmo, como por ejemplo, masturbarse o incrementar el nivel de estimulación del clítoris durante el acto sexual de la pareja. Por otro lado, es posible que recomienden el uso de aceites y lociones calientes que no requieren de receta médica.

El tratamiento hormonal puede ser eficaz sobre todo si la incapacidad para alcanzar el orgasmo coincide con el comienzo de la menopausia.

Para estos casos, se puede sugerir que se pruebe una crema, remiendo o píldora de estrógeno por parte de la mujer. El estrógeno alarga algunos síntomas de la menopausia a la vez ayuda a mejorar la reacción sexual.

Mientras la disfunción orgásmica coyuntural no es infrecuente, la gente debe consultar a su médico si tiene inquietudes acerca de su incapacidad de llegar a tener un orgasmo.